Alimentación agricultura y trabajo decente
La OIT y la FAO trabajando en colaboración
INICIO
ACERCA DE
NOTICIAS
TRABAJO DECENTE
EMPLEO RURAL Y EQUIDAD DE GÉNERO
TRABAJO INFANTIL EN LA AGRICULTURA
Alianza internacional de cooperación sobre el trabajo infantil y la agricultura
Día Mundial contra el Trabajo Infantil
EMPLEO JUVENIL
ÉXODO RURAL
COOPERATIVAS Y ORGANIZACIONES DE PRODUCTORES
ESTADÍSTICAS DEL TRABAJO RURAL
SECTORES AGRÍCOLA
OTROS ÁMBITOS DE ACCIÓN

Trabajo infantil en la agricultura

A nivel mundial y con mucha diferencia, la agricultura es el sector que representa el mayor índice de trabajo infantil – aproximadamente un 59 por ciento. Más de 98 millones de niñas y niños, de 5 a 14 años de edad, trabajan en la producción agropecuaria, ayudando a proveer parte de la alimentación y bebidas que consumimos, y de las fibras y materias primas que utilizamos para fabricar otros productos. Esta cifra incluye el trabajo infantil en los sectores pesquero y forestal. Casi 70 por ciento de los trabajadores infantiles son trabajadores familiares no remunerados (OIT Estimaciones y tendencias mundiales entre 2000 y 2012). La agricultura es  uno de los tres sectores más peligrosos por lo que respecta a las muertes vinculadas al trabajo, a los accidentes que no son fatales y a las enfermedades ocupacionales. Casi 59 por ciento (o 70 millones) de todos las niñas y los niños haciendo un trabajo peligroso, de  una edad entre 5 y 17 años, se encuentran en la agricultura. 

El trabajo infantil es definido por la Convención de la OIT núm. 138 sobre la edad mínima, 1973, y núm. 182 sobre las peores formas de trabajo infantil, 1999,  como trabajo que daña la salud de los niños y menoscaba su educación, desarrollo y futura calidad de vida (para más información: Normas Internacionales sobre el trabajo infantil en la agricultura - pagina web en construcción).

Cuando las niñas y los niños tienen que trabajar largas horas, sus posibilidades de ir al colegio o atender formaciones profesionales son limitadas, impendiéndoles de aprovechar una educación que podría ayudarlos salir de la pobreza. Las niñas son particularmente perjudicadas ya que a menudo realizan tareas domesticas después del trabajo en el campo. Una grande parte del trabajo agrícola puede ser peligrosa, especialmente cuando las normas de salud y de seguridad  son bajas, y puede causar enfermedades, heridas o hasta muerte. Las niñas y los niños, particularmente, corren un riesgo ya que  sus cuerpos y mentes están aun siendo desarrollando, y son más vulnerables a los peligros como las pesticidas. Les consecuencias negativos de su trabajo sobre la salud pueden seguir durante la edad adulta.

Especialmente en el contexto de agricultura familiar y otras tareas familiares rurales, es importante de reconocer que alguna participación de las niñas y niños en las actividades productivas y no peligrosas puede ser positiva, ya que contribuye a la transferencia entre las generaciones de competencias y también contribuye a la seguridad alimentaria de las niñas y los niños. Tareas que son conformes a la edad que no representan riesgos y que no interfieren con la educación de un niño y su derecho al ocio puede ser una parte normal del proceso de crecimiento en un ambiente rural. Por hecho, muchos tipos de contribución al sustento del hogar pueden proveer a las niñas y los niños competencias prácticas y sociales. Sin embargo, para más de 98 millones de niñas y niños, el trabajo en la agricultura va más allá de sus limitas y se convierto en un trabajo infantil que tiene que ser eliminado. La prevalencia del trabajo infantil en la agricultura socava el trabajo decente, la agricultura sostenible y la seguridad alimentaria.

Bajos ingresos familiares, la ausencia de escuelas, la falta de regulaciones y aplicación, y comportamientos y percepciones arraigados sobre el papel de los niños en las zonas rurales están algunos de los factores que  hacen el trabajo infantil en la agricultura particularmente difícil a abordar, afrontar. A menos que se haga un esfuerzo concertado para afrontar sus causas fundamentales como la pobreza y la inseguridad alimentaria, será imposible lograr el objetivo de eliminar todas las peores formas de trabajo infantil antes de 2016, con conformidad con el plan de acción mundial de la OIT para la erradicación del trabajo infantil. El Alianza internacional de cooperación sobre el trabajo infantil y la agricultura trae juntas las partes interesadas de las organizaciones agrícolas y de trabajadores para buscar una solución al trabajo infantil en la agricultura.

Conferencia mundial sobre trabajo infantil de La Haya 2010

La Conferencia mundial sobre trabajo infantil de La Haya 2010 (10-11 de Mayo) ha estimulado otra vez el movimiento contra el trabajo infantil, integrado el trabajo infantil dentro de los marcos para la educación, el desarrollo y los derechos humanos y evaluó los progresos hechos desde la adopción del Convenio 182 de la OIT sobre las peores formas de trabajo infantil (1999). Los participantes (más de 500 representativos desde 97 países) adoptaron por aclamación la Hoja de ruta para lograr la eliminación de las peores formas de trabajo infantil para 2016.
  
Durante la conferencia,  un taller sobre: “La voluntad política: Acción contra el trabajo infantil” ofreció recomendaciones sobre una larga gama de medidas- políticas de desarrollo sostenibles y seguridad alimentaria, políticas y programas inter-sectoral, trabajo decente y participación de las partes interesadas, compañías y consumadores rurales mejorada. El Alianza internacional de cooperación sobre el trabajo infantil y la agricultura publicó una Declaración a los participantes de la Conferencia de la Haya para apoyar la inclusión en la Hoja de Ruta de un compromiso especificado y de acciones concretas sobre el trabajo infantil en la agricultura, incluyendo la cría de ganado, los sectores pesquero y forestal.


Haga clic para ver el video, OIT 2007

Desde 2007, varias actividades relativas a la eliminación del trabajo infantil han sido realizadas por la FAO y la OIT, muchas de las cuales en estrecha colaboración entre las dos agencias.

Un estudio sobre El trabajo infantil y las actividades económicas de los niños en la agricultura de Ghana fue publicado en 2008 por la FAO en colaboración con la Universidad Humboldt de Berlín y la OIT y abordó las lagunas de conocimiento sobre los asuntos relativos al trabajo infantil prevalecientes en el sector agrícola- especialmente en la producción de cacao, la pesca y la cría de ganado- y proveyó  recomendaciones para las partes interesadas agrícolas. Algunas recomendaciones fundamentales son: 1) integrar los asuntos de trabajo infantil en las programas y actividades; 2) aumentar los conocimientos sobre la incidencia y las formas de trabajo infantil en todo los subsectores agrícolas, y sobre las políticas y intervenciones exitosas; 3) construir capacidad a través de materiales de formación y educación para los decisores, los servicios de vulgarización agrícola, los agricultores, los niños y los jóvenes.

Un boletín informativo sobre la Participación y Trabajo Infantil en la Agricultura (equipo del sitio web de la FAO para la participación, 2009), provee información sobre los métodos, enfoques y herramientas participativos para combatir el trabajo infantil. El boletín informativo muestra ejemplos de comunidades de práctica, de vigilancia participativa de las enfermedades, de evaluaciones y investigación basada sobre la comunidad y participativa, teatros y estrategias de comunicación participativas.

El Taller sobre el Trabajo Infantil en la Pesca y la Acuicultura (FAO, en cooperación con la OIT, 2010) fue la primera iniciativa hecha para abordar el trabajo infantil en el sector. Proveyó un fórum para intercambiar y dialogar sobre los conocimientos, las experiencias y buenas prácticas relativas al trabajo infantil en la pesca y la acuacultura y para convenir una serie de recomendaciones, proveer consejo y acciones definidas.

Contactos

Punto focal de la FAO: Bernd Seiffert, ESW (Bernd.Seiffert@fao.org)

Punto focal de la OIT: Paola Termine, IPEC (termine@ilo.org)